La Doctrina del Shock en el Ámbito Educacional

black friday
El origen del Black Friday y los misterios que esconde
noviembre 24, 2016
nee
Las NEE en el contexto bilingüe: Posibles aplicaciones en la enseñanza de una segunda lengua.
diciembre 14, 2016
Show all
la-doctrina-del-shock

La Doctrina del Shock en el Ámbito Educacional

Actualmente, vivimos en tiempos en los que temas como la educación o el desarrollo mental y cognitivo de los integrantes más jóvenes de nuestra sociedad constituyen una cuestión vital para todos, puesto que son nuestro futuro más inmediato. Puede apreciarse un constante esfuerzo de la comunidad educativa, tanto a nivel público como privado, por propiciar una correcta evolución de los mismos. Pero en ocasiones, ese esfuerzo por parte de profesores, tutores y demás educadores no resulta suficiente, ya que como podemos observar a través del propio momento económico que atravesamos, la cantidad de recursos económicos destinados a la educación y la docencia se ve cada vez más mermada. Para probar esta afirmación, veamos el siguiente aporte gráfico:

doctrina-del-shock

En la gráfica presentada se puede apreciar un claro retroceso en la patente mejora de la inversión en educación que se llevó a cabo en la segunda parte de la primera década de los 2000, impulsado por políticas impopulares, a su vez impulsadas por dirigentes y personalidades políticas, que suponen un duro y directo golpe a la estructura docente de nuestro país.

Aulas abarrotadas, abandono escolar por falta de medios económicos, multitud de profesores desempleados, escasez de recursos físicos en las aulas, recortes cuantiosos en las partidas destinadas a la dotación de becas, insuficiente material tecnológico o desorbitadas tasas son algunas de las dolencias que aquejan a un cada vez más pobre y desbaratado sistema educativo español, que un año más se sitúa en la parte baja de la clasificación europea en cuanto a desarrollo educativo.

Pero, ¿qué tiene todo esto que ver con el término Shock Doctrine? Pues bien, en el año 2007 la escritora Naomi Klein publica su obra más conocida: The Shock Doctrine, o dicho en otras palabras, El auge del capitalismo del desastre. A lo largo de este relato de investigación, la canadiense argumenta con hechos y eventos sobradamente conocidos por todos que los distintos órganos políticos principales de distintas naciones del mundo “aprovechan” situaciones de caos y desastre en sus sociedades para implantar políticas impopulares y destruir el orden económico ya existente, algo que supone en gran medida una pérdida de derechos y privilegios a sus correspondientes ciudadanos. Dicho de otra manera, ciertos hechos han servido a las distintas organizaciones del mundo para allanar el camino hacia reformas que, implantadas en otras condiciones, habrían fracasado inmediatamente y habrían sido rechazadas de manera unánime entre la población.

Claros ejemplos de la aplicación de esta doctrina de choque son sucesos como los ataques a las torres gemelas en septiembre de 2011, que supusieron el inicio de una cruenta e invasiva guerra en territorio iraquí en busca de unas inexistentes armas de destrucción masiva; o el azote del huracán Katrina a su paso por Nueva Orleans en 2005, que desembocó en el desplazamiento de miles de familias menos acomodadas a los suburbios de la ciudad. Junto con este hecho, también se dio una posterior “oportunidad” para reformar radicalmente el sistema educativo americano, puesto que la mayoría de centros educativos se hallaban en ruinas.

Naomi Klein afirma que lo que los dirigentes mundiales llevan a cabo consiste en “esperar a que se produzca una crisis de primer orden o estado de shock, y luego vender al mejor postor los pedazos de la red estatal a los agentes privados mientras los ciudadanos aún se recuperan del trauma, para rápidamente lograr que las “reformas” sean permanentes”. Dicho de otro modo, dejan que una crisis afecte a la sociedad por entero, cimbree sus cimientos y los precipite por un abismo en cuyo fondo se rompen en mil pedazos que las compañías privadas se disputan como hienas, mientras que los ciudadanos, ajenos a todo esto, aceptan las nuevas reformas como un posible método para volver a recomponer esos cimientos.

En nuestro país el ejemplo es muy reciente: una crisis económica se inicia con la caída de una serie de grandes empresas que se hunden sobre el parqué en agosto de 2007, con el posterior deterioro de la economía mundial desde 2008 hasta la actualidad. Frente a esta demoledora realidad, el estado español decide iniciar un proceso de reajuste económico que nos lleva a adentrarnos sin ninguna duda en una brecha económica aún más profunda que la inicial provocada por el estallido de la burbuja inmobiliaria y el hundimiento de la bolsa. Este proceso de reajuste conlleva un drástico “tijeretazo” económico en muchos aspectos clave de la vida social de todos los españoles, como son como la sanidad o tema que nos atañe en este momento: el dominio educativo, que ha venido sufriendo severos recortes en sus partidas presupuestales año tras año.

Por último, y para finalizar, quiero lanzar al aire una reivindicación, que creo que es compartida, y que no solo se halla en la mente de tantos profesores sin empleo, estudiantes sin recursos y familias sin posibilidad de proveer a sus hijos de la formación que más les gustaría, sino que también se encuentra en el pensamiento de tantos jóvenes que no encuentran su lugar dentro de esta sociedad y que se ven casi obligados a dejar atrás todo lo que conocen y emigrar: la educación no es un privilegio, es un derecho que todos poseemos. Que escusas como la crisis no nos convenzan de lo contrario, que leyes sobre leyes no aplaquen nuestras ansias de seguir mejorándonos a nosotros mismos, y que nadie nos restrinja nuestra justa decisión de querer dedicarnos a lo que más nos gusta.

¿Y si la cura del cáncer estuviese atrapada en la mente de quien no puede pagar sus estudios?- Anónimo

Araceli Blanco Campos

En Sevilla, a 4 de Diciembre de 2016.

La Doctrina del Shock en el Ámbito Educacional