Cómo trabajar con estudiantes introvertidos en clase

ingles-es-el-idioma-oficial
El inglés es el idioma oficial o cooficial en más de 50 países del mundo
mayo 15, 2018
mejorar-el-listening
Consejos para mejorar el listening
mayo 22, 2018
Show all
trabajar-con-estudiantes-introvertidos

Cómo trabajar con estudiantes introvertidos en clase

¿Qué significa ser introvertido?

Las personas introvertidas suelen trabajar y funcionar mejor en ambientes tranquilos y relajados, a diferencia de las personas extrovertidas, que podrían llegar a considerar dichos ambientes aburridos y poco motivadores. Esto se debe a una diferencia neurobiológica, o lo que es lo mismo, diferentes sistemas nerviosos. Los introvertidos tienen sistemas nerviosos que reaccionan más a todo lo que sucede a su alrededor, y eso significa que se sienten más en su punto óptimo cuando están sucediendo menos cosas. Y los extrovertidos tienen sistemas nerviosos que reaccionan menos, lo que significa que no llegan a su punto óptimo hasta que ocurren más cosas a su alrededor. Este es el motivo por el cual cada persona tiene diferentes preferencias de comportamiento, y a los niños les sucede lo mismo.

Un niño introvertido prefiere dibujar en silencio o jugar a su deporte favorito con uno o dos niños más. Un niño más extrovertido sería más bien parte de una gran pandilla, o celebraría una gran fiesta de cumpleaños, ya que las personas extrovertidas disfrutan de todo ese estímulo.

¿Es lo mismo ser introvertido que ser tímido?

Es diferente. La timidez va en relación al miedo a ser juzgado, a tener una autoconciencia tan elevada que ésta hace que te sientas fácilmente avergonzado. Bien es cierto que muchas personas introvertidas también son tímidas, pero de igual forma podemos encontrar gente extrovertida que es a su vez tímida.

¿Qué papel juegan las escuelas y centros educativos?

En general el modelo educativo más usado premia la participación en clase (levantar la mano, responder preguntas delante del resto de compañeros, salir a la pizarra…), lo cual actúa en detrimento de los alumnos más introvertidos, los cuales podrían ser brillantes y muy buenos estudiantes, pero no son capaces de ser partícipes de ese tipo de actividades en clase. Muchos profesores a menudo hacen hincapié en como el alumno tiene unas notas brillantes en el examen, pero no participa en clase, por lo tanto no puede valorar positivamente al alumno en conjunto. Este tipo de observaciones podrían hacer creer al alumno que hay algo malo en ellos por el simple hecho de ser introvertidos, y, tal y como Susan Cain menciona en su libro El poder de los introvertidos en un mundo incapaz de callarse, “debemos conseguir que las próximas generaciones de niños no crezcan sintiéndose de esa forma”.

Estrategias para ayudar a estudiantes introvertidos

No es necesario eliminar por completo actividades como hacer preguntas en clase, tan sólo sería necesario modificarlas un poco. Por ejemplo a la hora de hacer una pregunta a un alumno sería adecuado dejarle unos minutos para que pueda pensar una respuesta, mientras se continúa la explicación. Esto le da tiempo al estudiante a organizar y estructurar sus pensamientos y su respuesta. Las personas introvertidas a menudo alcanzan altos niveles de estrés cuando les es preguntado algo y se espera de ellos que respondan al momento, especialmente si no son preguntas cotidianas que puedan responderse fácilmente. Saben que hay otras personas pendientes de ellos, esperando una respuesta, y esto hace que ese nivel de estrés no les permita pensar con claridad, lo cual les lleva a no saber muy bien cómo responder, manteniendo al resto esperando por una respuesta durante más tiempo, y entrando así en un círculo vicioso. Esto suele desembocar en el introvertido respondiendo de forma no tan eficiente como le habría gustado, lo cual genera frustración y miedo a volver a estar en una situación parecida, especialmente si lo vemos desde un contexto académico (responder a una pregunta frente al profesor y el resto de la clase).

Otra manera de abordar las preguntas en clase sería pedir a los alumnos que hagan parejas o grupos pequeños y respondan y discutan entre sí la pregunta. Tras darles algunos minutos para ello se les pediría que expusieran sus respuestas e ideas al resto de la clase. Esto no solo permite al introvertido pensar con detenimiento su respuesta, sino que también le sirve para ensayar cómo expresarla ante un grupo más pequeño de personas.

Las nuevas tecnologías, aunque no siempre a nuestra disposición, también son un elemento útil a la hora de conseguir que los estudiantes introvertidos participen en clase. Para este tipo de alumnos suele resultar mucho menos estresante poder responder a preguntas mediante la escritura en dispositivos tecnológicos, ya que les resulta mucho más fácil expresarse a través de ellos.

Presentaciones orales

Este es un tema que para casi todo introvertido ha supuesto un trauma durante su vida académica. Muchos profesores cometen un error al obligar a todos los alumnos a enfrentarse al problema de forma directa. Es posible que esta estrategia funcione a veces, y el alumno le pierda el miedo a hablar en público, pero en muchas otras ocasiones ocurre el efecto contrario, haciendo que los alumnos, especialmente aquellos introvertidos, le cojan miedo a las presentaciones orales, las cuales suelen generar bastante ansiedad en ellos.

Una posible solución a esto es ofrecer al alumno la posibilidad de hacer la presentación solo delante del profesor, en alguna hora libre o acordando alguna tutoría fuera del horario de clase. Si esto no fuese posible, otra opción sería ofrecer al alumno hacer la presentación oral en casa, grabándose en un vídeo, el cual luego remitirá al profesor para poder ser evaluado. En ambos casos el alumno podrá hacer el trabajo que se le requiere en un ambiente mucho más tranquilo y, aunque puede que siga sintiéndose incómodo, hará que sea menos reticente a hacer presentaciones orales en público. De esta forma, poco a poco, irá cogiendo soltura.

Otra cosa importante a tener en cuenta es el tema de la exposición. Si el alumno debe exponer un tema del que realmente no sabe mucho y con el que no se siente seguro, esto aumentará su reticencia a hablar en público sobre ello. Es normal que esto suceda, ya que los temas a exponer suelen ser aquellos que están siendo estudiados en clase, pero si realmente queremos educar a los alumnos tenemos que no solo enseñarles la materia del libro, sino también a desenvolverse con soltura en el resto de aspectos de su vida. Pedir al alumno hacer una presentación de un tema que realmente le apasione le ayudará a la hora de exponerlo ante el resto de la clase.

El papel de los profesores

Es nuestro deber como educadores saber detectar a este tipo de alumnos para poder adecuarnos a sus necesidades correctamente. Cada estudiante es diferente y no debemos aplicar un mismo patrón para todos ellos. Aunque la clase sea global, adecuarse a las necesidades de cada alumno les hace sentir valorados y apreciados en su entorno académico, con lo cual obtendremos mejores resultados de ellos.

Marina Gómez

Cómo trabajar con estudiantes introvertidos en clase