El inglés es el idioma oficial o cooficial en más de 50 países del mundo

estudiar-idiomas
¿Por qué debemos estudiar idiomas?
abril 23, 2018
trabajar-con-estudiantes-introvertidos
Cómo trabajar con estudiantes introvertidos en clase
mayo 22, 2018
Show all
ingles-es-el-idioma-oficial

El inglés es el idioma oficial o cooficial en más de 50 países del mundo y es la tercera lengua más hablada después del chino mandarín y el español. Además, es el idioma oficial, o uno de ellos, de organizaciones internacionales como la Commonwealth, las Naciones Unidas o la Unión Europea. Por lo tanto, el aprendizaje del inglés es muy importante a la hora de viajar, tener encuentros culturales, y trabajar, ya que actualmente pocas ofertas de trabajo no exigen un nivel de inglés medio o alto. Esto hace que el desarrollo de las técnicas de enseñanza y aprendizaje de este idioma esté muy evolucionado y que, por tanto, haya mucha variedad en cuanto a métodos y procedimientos.

Cuanto más joven es el estudiante, mayores capacidades hay de aprender más rápidamente el idioma. Y no es porque los niños sean más inteligentes que los adultos, sino que su cerebro absorbe mejor todo lo que hay a su alrededor. En otras palabras, los niños aprenden mucho mejor de forma pasiva, es decir, simplemente escuchando y jugando de forma inconsciente, que un adulto sentado en un escritorio estudiando vocabulario por cinco horas. Igualmente, dentro del mismo grupo de edad las capacidades no son las mismas, por lo que siempre hay muchas formas de aprender un idioma.

No es fácil encontrar la forma en la que uno se siente más cómodo aprendiendo una nueva lengua, pero hay que tener en cuenta que el aprendizaje de este no es siempre cuesta arriba, por lo que no hay que descartar un procedimiento cuando no se vean resultados a corto plazo. Es importante conocer el concepto de “período silente”, “período de silencio” o “período de estancamiento”. Hay momentos en los que se absorbe conocimiento muy fácilmente y otros en los que no vemos mejora alguna. Es totalmente normal y suele pasarle a la mayoría de personas que estudian un nuevo idioma. El cerebro necesita tiempo para asimilar toda la nueva información y, por ello, el estudiante no debe de desanimarse porque no vea mejoras recientes. Además, influye que primero, el cerebro analiza el nuevo entorno de inmersión y antes de ser capaz de pronunciar frases en ese nuevo idioma, intenta comprender el nuevo entorno y la nueva situación comunicativa. Así que, no aprendas inglés sin estrés y enfócate en lo bien que vas y no, en lo que te queda por aprender.

Las formas de aprendizaje son diversas. Entre los diferentes estudios que hay, algunos han clasificado a los estudiantes de idiomas en: auditivos, visuales y cenestésicos.

Los estudiantes “auditivos” son aquellos que les gusta cantar, hablar, silbar, tararear, por lo que aprenden escuchando y se les graba en la cabeza el contenido de esa forma.

Por otro lado, los estudiantes “visuales” son aquellos que son muy observadores y aprenden fijándose en los detalles, curiosidades e imágenes para apoyarse en el aprendizaje. Ellos utilizan la vista para entender los conceptos.

Y por último, los “cenestésicos” son aquellos que aprenden con el movimiento, necesitan tocar y sentir para examinar algo y comprenderlo. Para ellos la mímica, las actividades físicas y las explicaciones de palabras mediante movimientos son las mejores para hacerles comprender los conceptos.

Por lo tanto, se reitera el hecho de no abandonar, frustrarse o pensar en que el “inglés no es lo mío”, “no sirvo para los idiomas”… puesto que lo único que hay que hacer es buscar la forma en la que más nos gusta aprender y en la que más se favorece nuestra capacidad de aprendizaje.

Para motivar a los estudiantes, siempre se ha recomendado el escuchar música en el idioma que se está estudiando. Se practica la pronunciación, se afina el oído y se aprende mucho vocabulario y sobre todo, de manera involuntaria, sin suponer una obligación. Además, cuando el dominio del idioma vaya evolucionando, te sorprenderá y te hará coger fuerzas para seguir aprendiendo el hecho de que irás entendiendo el significado de las canciones, irás comprendiendo lo que cantan y eso te motivará.

Asimismo, haz lo mismo con las series y películas. Es comprensible que al principio puede resultar tedioso y aburrido, pues no se entenderá nada al principio. Insiste y sigue escuchando, tu oído irá acostumbrándose. Además, los subtítulos te ayudarán a establecer la conexión entre la palabra escrita y cómo suena. Eso sí, los subtítulos se recomiendan que estén en inglés también, pues así la relación del oral y el escrito es más fácil. Aparte de que también las traducciones a veces no suelen ser literales y se cambian el sentido de las frases para favorecer la comprensión en el otro idioma, por lo que te resultará difícil establecer conceptos si no ves lo que escuchas. Poco a poco ve desactivando los subtítulos y haz trabajar al oído, sino se acostumbrará a que leas y no trabajará lo suficiente.

Otro aspecto importante que mencionar es la importancia de la expresión oral. Es uno de los aspectos más difíciles de conseguir, pues hay que emplear vocabulario y gramática de forma adecuada. La clave es no tenerle miedo y practicar mucho. Aprovecha las ocasiones, si en clase hay actividades en pareja o grupo, aprovecha y hazlas practicando el inglés con tus compañeros. Es difícil, pero verás que mejorarás muchísimo. Si te interesa practicar más, hay algunos bares y cafeterías que una vez a la semana organizan eventos para practicar idiomas con otros nativos. Es una muy buena oportunidad, ya que practicas el hablar y escuchar y te vas acostumbrando a diferentes acentos. Pregunta por tu alrededor si hay sitios que lo hagan, sino busca algún nativo que esté interesado en aprender español y así hacéis un intercambio lingüístico en el que los dos podáis aprender mucho. Y si ya tienes ocasión de viajar o hacer alguna estancia en el extranjero sería lo mejor. En un día a día en el que tienes que esforzarte en comunicarte en la otra lengua, te hará evolucionar mucho más en tu dominio del idioma.

Y por último, añadir que no se tiene que tener vergüenza a la hora de practicar el inglés, independientemente del nivel que se tenga. Y escuchar, hablar y practicar es lo que va a hacer que mejores tu conocimiento del idioma y que mejores tu pronunciación. Es verdad que en España tenemos una mentalidad diferente al resto del mundo, nos da vergüenza hablar porque no nos sentimos seguros y porque nos da miedo que se rían de nosotros. Obvia los comentarios

Cristina Ferrete García

El inglés es el idioma oficial o cooficial en más de 50 países del mundo